1.- Requisitos para ingresar al régimen del N° 3 de la letra D) del artículo 14, ya sea de pleno derecho o al momento de ejercer la opción

a) Debe tratarse de contribuyentes de la Primera Categoría

Pueden acceder a este régimen los contribuyentes cuyos ingresos provengan de la realización de una actividad afecta a impuesto de Primera Categoría (IDPC), esto es, de aquellas que se contemplan en los Nºs 1 al 5 del artículo 20.

No pueden acceder a este régimen los contribuyentes a que se refiere el inciso primero del artículo 38, los cuales, deben determinar sus resultados según contempla dicha norma, sobre la base de un balance general según contabilidad completa, por lo que no les resulta aplicable las normas de determinación de la base imponible que contempla el régimen del N° 3 de la letra D) del artículo 14.

Además, quedan excluidos todos aquellos contribuyentes que obtengan rentas por actividades clasificadas en la Segunda Categoría, salvo cuando estos hayan optado por declarar sus rentas de acuerdo con la Primera Categoría, conforme lo permite el N° 2 del artículo 42, para el caso de las sociedades de profesionales que presten exclusivamente servicios o asesorías profesionales.

b) Contribuyentes que inicien actividades desde el 1° de enero de 2020 deben tener, al momento del inicio de actividades, un capital efectivo inicial que no exceda de 85.000 unidades de fomento

Por capital efectivo se entenderá el total del activo con exclusión de aquellos valores que no representen inversiones efectivas tales como valores intangibles, nominales, transitorios y de orden, con que el contribuyente inicia sus actividades. Dentro de los activos que forman parte del capital efectivo pueden incluirse, por ejemplo, dinero en efectivo, maquinarias, bienes físicos del activo inmovilizado, existencias, acciones, cuotas de fondos, etc.

La valorización de los bienes que conforman su capital efectivo se efectuará por su valor vigente a la fecha en que inicien sus actividades, atendiendo al valor de adquisición o aporte, según corresponda, sin considerar costos de reposición ni reajustes a que se refiere el N° 5 del artículo 2° de la LIR.

Cabe aclarar que este requisito aplica solo al momento de inicio de actividades, en consecuencia, no aplica, por ejemplo, para aquellos contribuyentes que iniciaron actividades con fecha anterior a su vigencia, esto es, al 1.01.2020.

c) Tener un promedio anual de ingresos que no exceda de 75.000 UF en los últimos 3 ejercicios y que en ninguno de los ejercicios que se consideren para el cálculo, los ingresos en uno de dichos ejercicios sean superiores a 85.000 UF

En el caso de contribuyentes que ya han iniciado sus actividades, para acceder a este régimen deberán tener al 31 de diciembre del año comercial inmediatamente anterior a aquel en que ingresan al nuevo régimen, un promedio anual de ingresos brutos percibidos o devengados por ventas y servicios de su giro o actividad no superior a 75.000 UF, el promedio se calculará considerando los tres últimos años comerciales anteriores al ingreso al régimen. Si en uno o más ejercicios el contribuyente no hubiere obtenido ingresos, igualmente se considerarán dichos ejercicios en el cálculo del referido promedio.

Para la determinación del promedio antes indicado deberán considerarse ejercicios consecutivos y, si el contribuyente tuviere inicio de sus actividades por un plazo menor de tres ejercicios, el promedio se calculará computando los ejercicios desde que las hubiera iniciado, considerando como un ejercicio completo el correspondiente al de inicio de las mismas.

De esta manera, en el año de inicio de actividades, atendido que no es posible determinar un promedio anual de ingresos, los ingresos en dicho año no deben exceder las 75.000 UF.

El límite de ingresos promedio de 75.000 UF en los últimos 3 ejercicios podrá excederse por una sola vez, pero los ingresos brutos en cualquiera de esos 3 ejercicios, considerado aisladamente, no puede exceder de la suma de 85.000 UF.

Una vez ingresado al régimen del N° 3 de la letra D) del artículo 14, para calcular el promedio de tres años señalado en los párrafos anteriores, solo se considerarán los ejercicios que corresponda a aquellos en que la Pyme ha estado acogida a este régimen.

Así, en el primer año de ingreso deberá cumplir con el requisito que sus ingresos no excedan de 75.000 UF. Luego, deberá considerar los ingresos de su segundo año de actividades para determinar el promedio de ingresos, que podrá exceder por una sola vez las 75.000 UF, sin que, en un ejercicio considerado en forma aislada excedan de 85.000 UF.

Para calcular los límites de ingresos, se deberá tener presente las siguientes normas:

i) Los ingresos del giro comprenderán todas las cantidades o sumas percibidas o devengadas provenientes de ventas, exportaciones, servicios u otras operaciones que conforman el giro del contribuyente, ya sea, gravadas, no gravadas o exentas del Impuesto al Valor Agregado (IVA), excluyendo el IVA recargado en las operaciones afectas a dicho tributo, como también los demás impuestos especiales, adicionales o específicos que se recarguen en el precio del producto o servicio que corresponda.

En consecuencia, solo se considerarán los ingresos del giro, esto es, los que provienen de la actividad habitual del contribuyente, excluyéndose aquellos que sean extraordinarios o esporádicos, como ocurre en los originados en ventas de activo inmovilizado o ganancias de capital, siempre que en este último caso no se trate de una de las actividades de negocios habituales de la empresa.

ii) Deberán considerarse tanto los ingresos percibidos, como devengados por el contribuyente en el ejercicio comercial respectivo, que correspondan a ingresos del giro. La anterior regla de cómputo de ingresos es diferente para el cálculo de la base imponible afecta impuesto, ya que para la determinación de esta solo se consideran los ingresos percibidos, salvo el caso excepcional en que se consideran ingresos devengados.

iii) No importa si en alguno de los ejercicios comerciales consecutivos o en algunos meses de ellos no se efectuaron ventas o servicios o no se obtuvieron otros ingresos del giro.

iv) El monto de los ingresos del giro de cada ejercicio se debe convertir a su valor en UF, dividiendo el monto anual, por el valor que tenga la citada unidad el último día del ejercicio en que estos ingresos fueron percibidos o devengados, según corresponda.

Para el cálculo se usará el número entero de UF, aproximando al número entero superior el décimal igual o superior a cinco y aproximando al número entero inferior el decimal inferior a cinco.

El cálculo del promedio de ingresos brutos se determinará con base a la información de ventas contenida en el registro electrónico de compras y ventas, establecido en el artículo 59 de la Ley sobre Impuesto a las Ventas y Servicios (LIVS). Dicha información será puesta a disposición en el sitio personal del contribuyente por este Servicio, y deberá ser complementada o ajustada por la empresa, si corresponde.

v) Los créditos incobrables que correspondan a ingresos devengados que se castiguen durante el ejercicio se descontarán para efectos del cómputo del promedio anual de ingresos brutos.

vi) Para el cálculo del límite máximo de 75.000 UF o 85.000 UF, según corresponda, el contribuyente deberá sumar a sus ingresos, los ingresos brutos del giro percibidos o devengados por las empresas o entidades relacionadas, incluyendo todas las relacionadas, esto es tanto las que tengan distinto giro y como las que tienen el mismo giro. Adicionalmente, para determinar el límite máximo se deberá sumar las rentas de dichas empresas o entidades relacionadas provenientes de la tenencia, rescate o enajenación de inversiones en capitales mobiliarios, de la enajenación de derechos sociales o acciones, y las rentas que las entidades relacionadas perciban con motivo de participaciones en otras empresas o entidades.

Para sumar los ingresos de las empresas o entidades relacionadas, se aplicarán las siguientes reglas:

a) Como se señaló, la empresa que está evaluando la aplicación de estas normas, sumará sus ingresos convertidos a número de UF de los tres ejercicios comerciales anteriores consecutivos, considerando el valor de la UF al último día del ejercicio en que los ingresos fueron percibidos o devengados. Si hubiere realizado su inicio de actividades en un periodo menor a tres ejercicios, en aquellos ejercicios que corresponda.

Por su parte, los ingresos de las empresas o entidades relacionadas deberán convertirse a su valor en UF, dividiendo el monto anual por el valor que tenga la citada unidad el último día del ejercicio en que estos ingresos fueron percibidos o devengados, según corresponda.

Luego, se deberá determinar los ingresos convertidos a UF de cada una de las entidades relacionadas en los tres ejercicios señalados y dichas cantidades se sumarán a los propios de la empresa, y el resultado se dividirá por tres o por el número de años en que dicha empresa haya tenido inicio de actividades, según corresponda. Para el cálculo se usará el número entero de UF, sin considerar los decimales.

Cuando corresponda sumar los ingresos de las relacionadas en la proporción que corresponda a la participación en el capital, ingresos o derechos a votos, según resulte mayor, se considerará la participación al 31 de diciembre de cada año, para el caso que esta haya variado en cualquiera de los tres ejercicios en que se debe realizar el cómputo.

b) Se considerarán relacionados, cualquiera que sea su naturaleza jurídica, y deberán computar los ingresos, según se sistematiza a continuación:

b.1) El controlador y las controladas

De conformidad con lo dispuesto en el inciso décimo de la letra b), del N° 1, de la letra D) del artículo 14, en este caso de relación los contribuyentes deben computar la totalidad de los ingresos por ventas o servicios de las relacionadas, es decir, sin ponderar el cálculo de acuerdo con porcentaje de participación.

b.2) Todas las entidades, empresas o sociedades que se encuentren bajo un controlador común

Se considerará como controlador a toda persona o entidad, o grupo de ellos, con acuerdo explícito de actuación conjunta que, directamente o a través de otras personas o entidades, es dueña, usufructuaria o a cualquier otro título posee más del 50% de las acciones, derechos, cuotas, derecho a las utilidades o ingresos, o derechos de voto en la junta de accionistas o de tenedores de cuotas de otra entidad, empresa o sociedad. Esta participación puede ser directa o indirecta, esto es, a través de otras empresas, cualquiera sea el número de ellas.

De conformidad con lo dispuesto en el inciso décimo de la letra b) del N° 1 de la letra D) del artículo 14, en esta hipótesis de relación los contribuyentes deben computar la totalidad de los ingresos por ventas o servicios de las relacionadas, es decir, sin ponderar el cálculo de acuerdo con el porcentaje de participación.

Lo anterior se puede graficar de la siguiente forma:

En este caso, la sociedad A controla directamente a las sociedades B y C, e indirectamente la sociedad D con un 56% de participación en los derechos sociales de esta última sociedad (80%x70%=56%). La sociedad A (controladora) está relacionada con las sociedades B, C y D (controladas) y las controladas a su vez están relacionadas con la sociedad A, conforme a lo señalado en la letra b.2) precedente. Adicionalmente, debido a que las sociedades B, C y D tienen un controlador común, todas estas se encuentran relacionadas entre sí, conforme a lo señalado en la letra b) precedente. En consecuencia, las cuatro sociedades se encuentran relacionadas, debiendo computar cada una de ellas los ingresos de las otras tres sociedades, sin ponderar el cálculo de acuerdo con porcentaje de participación, resultando una suma total de ingresos de 90.000 UF, por lo que ninguna de ellas podrá acogerse al régimen del N° 3 de la letra D) del artículo 14 o permanecer en él, según corresponda. Para efectos de simplificar el ejemplo, se debe considerar que los ingresos detallados corresponden solo a un ejercicio. b.3) Las entidades y sus dueños, usufructuarios o contribuyentes que a cualquier otro título posean, directamente o a través de otras personas o entidades, más del 10% de las acciones, derechos, cuotas, derecho a las utilidades o ingresos, o derechos a voto en la junta de accionistas o de tenedores de cuotas. En este caso, y conforme al inciso décimo de la letra b) del N° 1 de la letra D) del artículo 14, deberán considerarse los ingresos de forma proporcional al porcentaje de participación. En los casos que el porcentaje de participación en el capital sea distinto al porcentaje que le corresponde en las utilidades, ingresos o derechos a voto, según corresponda, deberá considerarse siempre el mayor. Por su parte, esta norma de relación aplica en forma recíproca. Así, los dueños, usufructuarios u otros contribuyentes que posean participación en otra persona o entidad deben sumar los ingresos de la persona o entidad respectiva, y asimismo, esta última persona o entidad deben sumar los ingresos de los dueños, usufructuarios u otros contribuyentes que participen, considerando la participación proporcional que corresponde. Lo anterior se puede graficar de la siguiente forma:
En esta figura, la sociedad A deberá sumar a sus ingresos la suma de 1.200 UF que resulta de multiplicar los ingresos de la sociedad B por el porcentaje de participación, por lo tanto, el total de ingresos de la sociedad A, para efectos de determinar si puede ingresar o permanecer en el régimen, asciende 41.200 UF. Por su parte, la sociedad B deberá sumar a sus ingresos la cantidad de 4.800 UF que resulta de multiplicar los ingresos de la sociedad A por el porcentaje de participación, por lo tanto, el total de ingresos de la sociedad B para efectos de determinar si puede ingresar o permanecer en el régimen, asciende a 14.800 UF. Para efectos de simplificar el ejemplo, se debe considerar que los ingresos detallados corresponden solo a un ejercicio. b.4) El gestor de un contrato de asociación u otro negocio de carácter fiduciario en que tiene derecho a más del 10% de las utilidades. Asimismo, los partícipes de dicho contrato u otro negocio de carácter fiduciario en que tengan derecho a más del 10% de las utilidades. Para efectos de determinar los ingresos de una empresa o entidad relacionada respecto del Régimen Pro Pyme, esta norma de relación aplica en forma recíproca respecto de la asociación, el gestor y los partícipes, según corresponda, cuando se establezca la relación conforme a las letras b.1) o b.2) anteriores. En los demás casos, la relación no es recíproca, es decir, se entiende que el gestor o el partícipe están relacionados con la asociación, pero no así la asociación con el gestor o partícipe, cuando corresponda. Conforme al inciso décimo de la letra b) del N° 1 de la letra D) del artículo 14, deberán considerarse los ingresos de forma proporcional al porcentaje de participación, sin embargo, si el porcentaje de participación es mayor al 50% deberá sumar la totalidad de los ingresos, en su calidad de controlador, conforme a lo dispuesto en la letra a) del Nº 17 del artículo 8º del Código Tributario. En los casos que el porcentaje de participación en el capital sea distinto al porcentaje que le corresponde en las utilidades, ingresos o derechos a voto, según corresponda, deberá considerarse siempre el mayor. b.5) Las entidades relacionadas con una persona natural de acuerdo con lo señalado en las letras b.3) y el b.4) anteriores, se considerarán relacionadas entre sí, debiendo en tal caso computar la proporción de los ingresos totales que corresponda a la relación que la persona natural respectiva mantiene con dicha entidad. Este tipo de relación se configura cuando la persona natural: – Es dueña, usufructuaria o a cualquier otro título posee, directamente o a través de otras personas o entidades, de más del 10% de las acciones, derechos, cuotas, derecho a las utilidades o ingresos, o derechos a voto en la junta de accionistas o de tenedores de cuotas; o, – Se constituye en gestor de una asociación u otro negocio de carácter fiduciario con derecho a una participación superior al 10% o se trata de un partícipe con derecho a más del 10% de la utilidad de dicha asociación, y siempre que no exista relación de control20 entre las partes contratantes. En esta hipótesis, las empresas o sociedades se consideran relacionadas entre sí y deberán computar los ingresos de su relacionada, conforme al porcentaje de participación que la persona natural posea en ellos. Lo anterior se puede graficar en los siguientes 2 ejemplos: Ejemplo 1
En la figura, la sociedad B celebró un contrato de asociación con una persona natural. En la asociación la persona natural además de gestor, mantiene un 15% de participación en las utilidades. Para efectos de simplificar el ejemplo, se debe considerar que los ingresos detallados corresponden solo a un ejercicio. De acuerdo a lo señalado, la sociedad A, y la asociación se consideran relacionadas. Asimismo, la sociedad B con la asociación, conforme a las normas precedentes. Por lo que: – La Sociedad A deberá sumar a sus ingresos la cantidad de 4.500 UF (15% x 30.000), que corresponde a su relación con la asociación. – La Sociedad B deberá sumar a sus ingresos la cantidad de 30.000 UF por su calidad de controlador respecto de la asociación (100%x30.000). – La asociación deberá sumar a sus ingresos la cantidad de 10.000 UF por los ingresos de la Sociedad A (50%x20.000) y 30.000 UF, por los ingresos de la Sociedad B (100%x30.000). De tal forma, la sociedad A tendrá para estos efectos ingresos por 24.500 UF, la sociedad B tendrá ingresos por 60.000 UF, y la asociación ingresos por 70.000 UF pudiendo todas ingresar o permanecer, según corresponda, en el régimen del N° 3 de la letra D) del artículo 14. Ejemplo 2

En el ejemplo, las mismas personas son dueñas de tres sociedades distintas. Para efectos de simplificarlo, se debe considerar que los ingresos detallados corresponden solo a un ejercicio.

Al evaluar si las sociedades cumplen con el requisito de ingresos se puede observar lo siguiente:

– Las sociedades A, B y C están relacionadas entre sí a través de dos personas naturales, por lo que todas las sociedades deberán sumar a sus ingresos los de las otras empresas, en la proporción en que cada persona natural participa en las otras entidades.

– Sociedad A = 70.000 + 50%*80.000 (del socio 1 en B) + 50%*80.000 (del socio 2 en B) + 50%*60.000 (del socio 1 en C) + 50%*60.000 (del socio 2 en C) = 210.000 UF

– Sociedad B = 80.000 + 50%*70.000 (del socio 1 en A) + 50%*70.000 (del socio 2 en A) + 50%*60.000 (del socio 1 en C) + 50%*60.000 (del socio 2 en C) = 210.000 UF

– Sociedad C = 60.000 + 50%*80.000 (del socio 1 en B) + 50%*80.000 (del socio 2 en B) + 50%*70.000 (del socio 1 en A) + 50%*70.000 (del socio 2 en A) = 210.000 UF

Entonces, ninguna de las sociedades puede acogerse al régimen del N° 3 de la letra D) del artículo 14 por exceder el límite promedio de ingresos de 75.000 UF.

Finalmente, respecto de la aplicación de las normas de relación, se hace presente lo siguiente:

– Para el cómputo de ingresos de una empresa o entidad relacionada, en aquellos casos en que se deba evaluar en estructuras empresariales que comprendan varios niveles societarios, se aplicaran las normas de cómputo de ingresos, de acuerdo a la relación de la empresa o entidad individual que se analiza respecto de la Pyme, ya sea que dicho análisis corresponda realizarlo para empresas propietarias (“aguas arriba”) o receptoras de inversión (“aguas abajo”).

– Las normas de relación contenidas en el número 17 del artículo 8º del Código Tributario, citadas en los párrafos precedentes, para efectos de la aplicación del Régimen Pro Pyme, no se encuentran circunscritas solo al ámbito nacional, en razón de lo cual, las Pymes también deberán sumar los ingresos de los relacionados que se encuentren residentes o domiciliados en el extranjero.

– La ley no hace aplicable la norma de relación contenida en la f) del artículo 8 N° 17 del Código Tributario, ya que, para efectos de la determinación de los ingresos de sociedades o entidades relacionadas, dicha hipótesis queda contenida en las ya analizadas en esta letra b).

c) Las entidades relacionadas conforme a las reglas indicadas en la letra b), deberán informar anualmente a sus empresas o entidades relacionadas Pymes, acogidas al Régimen Pro Pyme, en la forma y plazo que establecerá este Servicio mediante resolución, el monto total de los ingresos de su giro percibidos o devengados en los ejercicios respectivos. Cabe precisar que las entidades relacionadas deberán informar las rentas en conjunto a los ingresos del giro, independientemente del porcentaje de participación que la empresa informante tenga en la empresa en la que mantiene participación y que origina las referidas rentas.

Por su parte, cuando se distribuyan dividendos entre empresas relacionadas, por ejemplo, de una filial a su matriz, y estas a su vez, deban informar a la Pyme, para efectos de evitar computar los mismos ingresos en forma duplicada, se deberán excluir para el cálculo del límite de ingresos que establece la ley como requisito para acogerse al Régimen Pro Pyme, los ingresos por dividendos que recibió la empresa relacionada de otra entidad también relacionada que los informó como ingresos del giro.

Tratándose de entidades relacionadas residentes o domiciliadas en el extranjero, la Pyme deberá presentar la información de los ingresos según determine el Servicio mediante una resolución.

d) No se entenderán entidades relacionadas con la Pyme aquellas que participen en ella o la financien con este fin, cuando la participación o el acuerdo de financiamiento de la respectiva entidad en la Pyme esté previamente certificada por CORFO y tenga por finalidad apoyar la puesta en marcha, el desarrollo o crecimiento de emprendimientos o de proyectos, o la innovación tecnológica, según el procedimiento que sea instruido en una resolución conjunta de este Servicio y CORFO.

Cabe aclarar que el solo financiamiento que no comprenda una participación en la Pyme no genera que dos o más contribuyentes se entiendan relacionados, por cuanto, las normas contenidas en las letras a) a e) del número 17.-, del artículo 8º del Código Tributario atienden a la propiedad sobre una empresa, derechos a voto en la junta de accionistas, o cuotas de otra entidad empresa o sociedad para establecer la existencia de relación entre ellas.

Por tanto, en el caso indicado en el párrafo anterior, no será necesario que el contribuyente solicite una certificación de CORFO para establecer que las empresas no se encuentran relacionadas.

La puesta en marcha, el desarrollo o crecimiento de emprendimientos o de proyectos, o la innovación tecnológica, que fundamenten los acuerdos susceptibles de certificación por CORFO corresponderá a aquellos proyectos que inicien su puesta en marcha o desarrollo a contar del 1 de enero de 2020, fecha de entrada en vigencia de esta norma.

El conjunto de ingresos percibidos en cada año comercial por la Pyme, proveniente de las actividades que se indican a continuación, no deben exceder el 35% del total de sus ingresos brutos del giro.

i) Ingresos provenientes de las actividades descritas en los números 1 y 2, del artículo 20; vale decir, rentas provenientes de explotación de bienes raíces o capitales mobiliarios entendiéndose por estos últimos aquellos activos o instrumentos de naturaleza mueble, corporales o incorporales, que consistan en frutos derivados del dominio, posesión o tenencia a título precario de dichos bienes.

Conforme al literal i) de la letra c) del N° 1 de la letra D) del artículo 14, este límite no aplica respecto de las rentas provenientes de la posesión o explotación de bienes raíces agrícolas. Esto es, pueden acogerse al régimen del N° 3 de la letra D) del artículo 14 las Pymes que obtengan ese tipo de rentas en exceso del porcentaje señalado.

Al respecto, cabe recordar que los ingresos provenientes de la actividad de compraventa de inmuebles se clasifican en el Nº 3 o Nº 5 del artículo 20. La misma calificación, en el N° 3 del artículo 20, reciben los servicios de alojamiento turístico.

En cambio, los ingresos provenientes del arrendamiento de inmuebles se clasifican en el Nº 1 del mismo artículo.

ii) La participación en contratos de asociación o cuentas en participación.

iii) De la posesión o tenencia a cualquier título de derechos sociales y acciones de sociedades o cuotas de fondos de inversión.

Este requisito se exige al cierre de cada año comercial, esto es, el anterior al ingreso en el régimen25 y cada año para mantenerse en el mismo. Así, por ejemplo, si al 31.12.2021 una empresa no cumple este requisito, deberá dar aviso al Servicio hasta el 30.04.2022, y quedará sujeta al régimen de la letra A) del artículo 14 respecto de las rentas obtenidas a contar del 1.01.2022.

Para determinar el 35% de los ingresos brutos totales de un año comercial, solo deben considerarse los ingresos que consistan en frutos o cualquier otro rendimiento derivado del dominio, posesión o tenencia a título precario de los activos, valores y participaciones señaladas.

Conforme con ello, por ejemplo, en el caso de tener la propiedad de acciones de sociedades o cuotas de fondos de inversión, solo deben considerarse los dividendos que dichas sociedades o fondos distribuyan, no así los ingresos que se obtengan por la enajenación de las acciones o cuotas, o su rescate, cuando corresponda. De igual forma, en el caso de la tenencia de derechos sociales solo deben ser considerados los ingresos que obtengan en razón de su participación, no así los obtenidos en la enajenación de los citados derechos.

En todo caso, el límite del 35% deberá establecerse en relación al total de los ingresos brutos del giro, percibidos por el contribuyente en el año comercial respectivo. Es decir, para estos efectos, dentro de los ingresos brutos del giro no deberán comprenderse las rentas provenientes de las actividades indicadas en los numerales i), ii) y iii) precedentes.

2. Requisitos que deben cumplirse en cada uno de los ejercicios comerciales que transcurran desde su ingreso al mismo para mantenerse en el régimen:

a) Límite de ingresos promedio.

El promedio anual de sus ingresos percibidos o devengados en los tres últimos ejercicios comerciales móviles, por ventas y servicios de su giro o actividad determinados conforme a lo dispuesto en el apartado 1.2.1.3 anterior, no deberá superar el límite de 75.000 UF. Para efectos de calcular este límite solo se considerarán los ejercicios que corresponda a aquellos en que la Pyme haya estado acogida a este régimen.

No obstante, la letra b) del número 1 de la letra D) del artículo 14 permite que el contribuyente, por una sola vez, exceda el límite promedio 75.000 UF sin abandonar obligatoriamente el régimen. En caso que el contribuyente exceda por una segunda vez el referido límite promedio en los tres ejercicios correspondientes, de 75.000 UF, deberá abandonar obligatoriamente el régimen. Además, en ningún caso los ingresos de un ejercicio pueden exceder las 85.000 UF.

En caso de exceder el límite de ingresos promedio, los contribuyentes deberán abandonar el régimen del N° 3 de la letra D) del artículo 14 a contar del 1° de enero del año comercial siguiente a aquel en que ocurra el incumplimiento, sujetándose a todas las normas comunes de la LIR, dando el respectivo aviso al Servicio entre el 1 de enero y el 30 de abril del año calendario en que se incorporan al nuevo régimen, a través de la aplicación dispuesta para ello en el sitio www.sii.cl.

b) Límite del 35% de ingresos provenientes de actividades que indica la norma.

El conjunto de ingresos en cada año comercial, correspondiente a las actividades indicadas en el apartado 1.2.1.4 anterior, no deberá exceder de un 35% del total de los ingresos brutos del giro. Esto es, no deberán considerarse las rentas provenientes de las actividades señaladas en el apartado 1.2.1.4, para determinar el porcentaje que representan las rentas no activas en los ingresos brutos del giro.

En casos de exceder el monto de los ingresos señalados, los contribuyentes que hubieren ingresado al régimen del N° 3 de la letra D) del artículo 14, deberán abandonarlo obligatoriamente a contar del 1° de enero del año siguiente.

3.- Forma de ingresar al régimen del N° 3, de la letra D), del artículo 14

Los contribuyentes que, al inicio de actividades, cumplan los requisitos para ingresar al régimen del N° 3 de la letra D) del artículo 14, se acogerán de pleno derecho a dicho régimen.

Si el ingreso al régimen no opera automáticamente27 porque al inicio de actividades la empresa optó por acogerse a la letra A) del artículo 14 o al N° 8 de la letra D) del mismo artículo 14, o en el artículo 34, y se cumplen los requisitos para acogerse al régimen del N° 3 de la letra D) del artículo 14, se deberá manifestar la opción dando el respectivo aviso a este Servicio desde el 1° de enero y hasta el 30 de abril del año calendario en que se incorporan al referido régimen, mediante la aplicación dispuesta para ello en el sitio www.sii.cl, en los términos que se instruirá en una resolución dictada al efecto.