El mayor valor obtenido en la enajenación de los derechos o cuotas respecto del bien raíz poseído en comunidad constituye renta afecta a IGC en la parte que le corresponde a cada uno de los comuneros en dicho mayor valor. No obstante, respecto de cada comunero y siempre que se cumplan las condiciones ilegales para que opera la liberación o calificación como ingreso no renta de dicho mayor valor hasta por un monto de 8.000 UF.

Según el Oficio N°1050 del 17 de abril de 2019 el exceso por sobre el límite de las 8.000 UF, queda afecto al IGC de cada comunero, en el año comercial en que dicho exceso sea percibido o devengado, a elección del contribuyente. Si opta por gravar el referido exceso sobre la base de la renta devengada, podrá también optar por reliquidar el IGC. En cambio, si opta por gravar el exceso sobre la base de la renta percibida, podrá reemplazar el IGC por el IUS, cuya tasa es de 10%.

Si la enajenación en comento, esto es, si el inmueble poseído en comunidad cuyos derechos o cuotas se enajenan, resultó de la subdivisión de terrenos urbanos o rurales o de derechos o cuotas sobre pisos o edificios construidos por el contribuyente, o bien si se trata de derechos o cuotas respecto de bienes raíces no comprendidos en las dos hipótesis anteriores, y se efectúa antes de los plazos señalados, el mayor valor obtenido se grava con el IGC, en el año comercial en que la renta proveniente de la enajenación de los derechos o cuotas respecto del bien raíz poseído en comunidad al que se refiere su consulta, y en tal situación no resulta aplicable la liberación o calificación como INR hasta el límite de 8.000 UF, ni la sustitución del IGC por el IUS.