La crisis social que afectó al país desde el 18 de octubre no sólo ha implicado una caída del IMACEC en un -3.4%, como se informó hoy, sino que la declaración de IVA retrocedió 25% por las dificultades de facturación de las empresas, además de daños y destrucción de sus locales.

Por otra parte, la recaudación tributaria correspondiente al resto de los contribuyentes cayó 6,1% en 12 meses, mientras que en términos desagregados, el IVA -es decir, IVA declarado, crédito especial a las empresas constructoras y devoluciones- se derrumbó 8,6% en términos anualizados.

En tanto, la tributación de la minería privada y los aportes de Codelco al Fisco (Cobre bruto) también anotaron retrocesos en octubre, de 5,34% y 16,4%, respectivamente.