Por medio del Oficio N° 2754 del 5 de noviembre de 2019 el Servicio de Impuestos Internos analizó la tributación del arrendamiento de canchas e instalaciones deportivas y los servicios asociados.

Indicó al efecto que el artículo 8°, del D.L. N° 825, de 1974, grava con el Impuesto al Valor Agregado a las ventas y a los servicios. A su vez, el artículo 2°, N° 2, del citado cuerpo legal define servicio como: “la acción o prestación que una persona realiza para otra y por la cual percibe un interés, prima, comisión o cualquiera otra forma de remuneración, siempre que provenga del ejercicio de las actividades comprendidas en los N°s 3 o 4, del artículo 20, de la Ley sobre Impuesto a la Renta”.

Por su parte, dentro de las actividades comprendidas en el Art. 20°, N° 4, de la referida ley, se encuentran los ingresos obtenidos por empresas de diversión y esparcimiento.

Por otra parte, el referido Art. 8°, en su letra g), establece como hecho gravado especial el arrendamiento, subarrendamiento, usufructo o cualquier otra forma de cesión del uso o goce temporal de inmuebles con instalaciones o maquinarias que permitan el ejercicio de alguna actividad comercial o industrial y de todo tipo de establecimientos de comercio.

Sobre el particular, en primer término, es necesario establecer si lo servicios que presta el contribuyente se enmarcan estrictamente como actividades deportivas, y si las instalaciones a las cuales los usuarios pueden acceder tienen como finalidad exclusiva el facilitar la práctica de una determinada actividad física.

Así, si el servicio que presta el contribuyente consiste en el mero arriendo de sus instalaciones, con el único y exclusivo objeto que los usuarios puedan realizar la práctica de actividades deportivas, como el patinaje en hielo, y el salto en trampolín, a cambio del pago de una suma de dinero, no se encuentra gravada con IVA, por no provenir del ejercicio de una actividad comprendida en los numerales 3 o 4 del artículo 20° de la Ley sobre Impuesto a la Renta, sólo en la medida que las instalaciones que se entregan en arriendo por la empresa tengan por objeto permitir la práctica de un deporte y no cuenten con graderías, aposentadurías, cafeterías, boleterías y otros, que conformen instalaciones que permitan el ejercicio de una actividad comercial.

Sin perjuicio de lo señalado precedentemente, en el evento que las instalaciones sean usadas para fines distintos a la los meramente deportivos, tales como celebraciones de cumpleaños u otros similares, al constituir dichas prestaciones actividades de diversión y esparcimiento, actividad que clasifica en el N° 4 del artículo 20°, de la Ley sobre Impuesto a la Renta, deben gravarse con IVA.

En lo que respecta a los servicios de enseñanza de patinaje sobre hielo y de salto en trampolín, que alude en su consulta, prestado por profesores e instructores para el desarrollo, perfección y práctica de dichos deportes, como lo ha señalado este Servicio, tratándose de gimnasios y centros de habilitación física, se consideran como actividades docentes las clases impartidas en estos establecimientos, siempre que sean realizadas por instructores que entreguen conocimientos y técnicas especiales que permitan ejercitar en forma correcta y adecuada la actividad física o deportiva.

De acuerdo a lo anterior, y cumpliéndose el requisito precedentemente expuesto, los servicios de enseñanza de patinaje sobre hielo y de salto en trampolín, prestados por profesores e instructores de dichas disciplinas deportivas, se encuentran exentos de IVA según lo que dispone el N° 4, del artículo 13° de la Ley sobre Impuesto a la Ventas y Servicios.