Ya superado el primer trámite legislativo en la Cámara de Diputados el proyecto de reforma tributario se analizará y votará en el Senado con un incierto futuro.

Ante ello el ministro de hacienda, Felipe Larraín, indicó que “este proyecto es muy necesario para el crecimiento del país. Hay medidas que van a estimular profundamente la inversión. Nuestra estimación es que la inversión puede aumentar un 2,5% adicional por año, por un periodo relativamente prolongado”, dijo.

Otro punto importante a considerar, acotó, es que a fines de noviembre “debemos tener aprobado el Presupuesto de la Nación y hay alrededor de US$ 900 millones de recaudación neta que dependen de la aprobación del proyecto de Modernización Tributaria”.

Respecto de la integración que considera la modernización tributaria, Larraín indicó que “tener un sistema tributario único, en vez del régimen vigente con dos sistemas generales y otro para Pymes simplificará su administración y reducirá los costos destinados al cumplimiento tributario”.

Finalmente acotó que la “integración representa un potente incentivo a la inversión, al reducir el costo del capital y eliminar inequidades del actual sistema, como, por ejemplo, la diferencia para un chileno de invertir en Chile (tasa hasta 44,45%) y en el extranjero (tasa hasta 35%)”.