Según informó “La Tercera” en un encuentro de los especialistas tributarios de la oposición del pasado viernes se renovó la disposición de todos los sectores a seguir negociando bajo dos mínimos que en teoría estarían consensuados con Hacienda: que la propuesta final no sea regresiva y que no se reduzca la recaudación fiscal, menos cuando Larraín admitió que en el Informe Financiero de la RT se habían sobreestimado en US$ 165 millones los ingresos por la implementación de la boleta electrónica, y no se habían incorporado US$ 39 millones por la ampliación de gasto empresarial. Por ello, solicitarán los informes financieros por cada medida que se coloque sobre la mesa.

Según el medio citado, entrando ya a los temas específicos, hubo amplio consenso en que no apoyarán la medida contenida en el proyecto, de aumentar el beneficio de devolución del IVA a las inmobiliarias por la construcción de viviendas, del límite actual de hasta 2.000 UF a 4.000 UF que propone el proyecto del gobierno y que según lo planteó el exsubsecretario de Hacienda Alejandro Micco, terminaría beneficiando a quienes adquieren casas de hasta 7.000 UF. De acuerdo al Servicio de Impuestos Internos (SII), solo por el beneficio actual de hasta 2000 UF, el Fisco destinará US$ 689 millones este año.

Asimismo, pese a que el exministro de Hacienda Rodrigo Valdés defendió la exención a las ganancias de capital para acciones con alta presencia bursátil, este punto sí estuvo sobre la mesa como fórmula compensatoria. Incluso, es una de las pretensiones señaladas por el diputado Daniel Núñez (PC): “No estamos disponibles a aprobar la integración a menos que se compense con un impuesto que grave al 2% más rico de la población, un impuesto al patrimonio, a las transacciones bursátiles, al lujo, cualquiera que respete ese principio”.

Otro aspecto abordado es el incremento del Global Complementario de 35% a 40%, en su tramo más alto.

También se definió que solicitarán una ampliación del 14 ter y no su eliminación, como pretende el proyecto, reemplazándolo por la cláusula pyme. En general, el 14 ter fue creado en la Reforma Tributaria de 2014, como un régimen pro pymes con beneficios como depreciación instantánea y contabilidad simplificada. Sin embargo, hubo barreras que impidieron que todas ingresaran. Y una gran parte, unas 500 mil según cálculos de Hacienda, debieron tributar más al caer en el régimen semiintegrado.

Otras medidas que se seguirán evaluando son poner límite de tiempo a las pérdidas tributarias o hacer efectiva la obligación de distribuir a los fondos de inversión acogidos al artículo 107.